e ju
El apoyo hacia nuestros más pequeños jugadores es fundamental

Inculcar en nuestros hijos los valores éticos y morales de un deporte como el golf es uno de los atractivos iniciales que muchos padres analizan al momento de involucrar a los niños en disciplinas deportivas como la nuestra.

Visto desde otra perspectiva, el asumir la práctica golfística como una tarea de tiempo completo puede considerarse como una obsesión o como algo que no representa más que una afición pasajera o que demanda una buena cantidad de tiempos y recursos.

Entonces, ¿por qué gastar tanto dinero y tiempo para que nuestros hijos jueguen golf? Inclusive, ¿por qué gastar tanto para que los niños practiquen cualquier otro deporte? En realidad, muchos de los padres no pagan porque sus hijos practiquen y jueguen. ¿Saben en realidad por qué muchos vinculan a sus hijos al golf sin importar el costo y el tiempo?

Pagan para que su hijo aprenda a ser disciplinado, para que aprenda a cuidar su cuerpo y su mente. Pagan para que su hijo aprenda a trabajar con los demás y sea buen compañero de equipo. Pagan para que su hijo aprenda a lidiar con la decepción cuando no obtiene lo que esperaba, pero sabe que hay que trabajar más duro.

Pagan para que aprenda a alcanzar sus objetivos. Pagan para que entienda que toma horas y horas de trabajo duro y entrenamiento obtener un campeonato o un título y que el éxito no ocurre de la noche a la mañana. Pagan por la oportunidad que tendrá su hijo de hacer amistades para toda la vida y para que esté en un campo de juego y no frente al televisor. Pagan por esos momentos en que su hijo vuelve tan cansado que solo quiere llegar a descansar y no piensa ni tiene tiempo de andar de vago o en cosas malas.

Pagan por todas las enseñanzas que nuestro bello deporte da: responsabilidad, humildad, entrega, amistad, convivencia, entre otros. Podrá haber muchas otras consideraciones, pero para cerrar esta reflexión de manera más breve: un padre no paga por las prácticas o los torneos.

Paga por las oportunidades que le ofrece a su hijo este deporte de desarrollar atributos y habilidades que le serán muy útiles a lo largo de la vida y para darle la oportunidad de valorar la vida y eso, padres y familiares de nuestros pequeños jugadores, ¡es parece la mejor inversión de todas!

Reglamentaciones oficiales