e ju
Normas para tener en cuenta en tiempos de pandemia. El golf aún se puede disfrutar.

Destacadas estrellas del golf internacional ya dieron el primer golpe de lo que es la vuelta del golf al escenario mundial. En los últimos dos fines de semana vimos como golfistas de la talla de Tiger Woods, Rory McIlroy, Phil Mickelson, entre otros, volvieron a los campos, esto, claro está, siguiendo todas las normas de seguridad para evitar la propagación del coronavirus.

En diferentes lugares del mundo el turno de ver a los jugadores aficionados ya ha llegado, todo esto tras varias semanas de análisis de protocolos que ayuden, en gran parte, a llevar unas acciones de juego lo más normales posibles, que permitan la práctica de nuestras disciplina, pero siempre cuidándonos y cuidando al resto de compañeros.

Dylan Dethier, del portal web de Golf.com, realizó un análisis sobre una publicación del New York Times sobre la actividad deportiva al aire libre, en la que enfatiza los cuidados que deben tener los deportistas al volver a los campos de golf. En esta deja en claro que practicar al aire libre no es 100% seguro, pero explica que cuidándonos y teniendo un buen comportamiento es viable realizarlo.

En este análisis, el periodista realiza dos apartados: en el primero explica las “cinco advertencias de precaución” y después cierra con “cinco datos alentadores para el golfista”.

Advertencias de precaución:

1. La primera y una de las más habladas durante esta época de cuarentena, y que no es solo aplicable al deporte sino a la vida en sí misma es el distanciamiento social. La recomendación que se hace es estar a una distancia del otro entre 1,80 y 2 metros. En este también explican el uso del ‘tapabocas’, en el que sugieren que se utilice en lugares que aglomere gente, pero también explica que es bueno llevar a la mano para cualquier caso.

2. En este ítem no se está invitando a la gente a no compartir o a ser “envidioso”, como se diría en nuestro país. Acá la idea es no compartir ni comida, ni bebidas y mucho menos el uso de los elementos utilizados por los golfistas (palos, talegas, bolas, rastrillos, toallas, tees, etc).

3. Evitar las charlas y conversaciones prolongadas. Siempre que estas se vayan a llevar a cabo es recomendable hacerlas a más de dos metros y utilizando tapabocas. A pesar de estar en un espacio al aire libre, existe el riesgo de contagio. Este artículo confirma que hay casos documentados por este tipo de reuniones.

4. El riesgo de contagio existe, pero en la práctica de golf el riesgo es mínimo; aunque la recomendación que hacen los expertos explica que el foco de los contagios puede propagarse antes o después de la ronda de juego, en espacios como los baños, parqueaderos, bares, pro-shops, entre otros. Para esto se recomienda siempre mantener el distanciamiento, el uso del tapabocas y lavarse las manos de manera constante. “… al hablar se lanzan miles de microgotas al aire que quedan suspendidas entre 8-14 minutos”.

5. Las superficies contaminadas continúan siendo un riesgo: el virus puede durar tres días sobre superficies duras como acero o plástico y hasta veinticuatro horas sobre cartón (bajo condiciones de laboratorio). Tocar un palo de golf, asta bandera, rastrillo, o la taza del hoyo y luego tocarse la cara implican un riesgo. El virus no permanecerá activo tanto tiempo en una cancha como en un laboratorio, pero el riesgo de contaminación persiste.

Tras estas advertencias de cómo practicar el golf de manera segura, el autor hace un énfasis en los datos reconfortantes que tiene realizar esta disciplina tras quedarnos en casa durante tres meses.

Datos alentadores para el golfista

1. Salir de casa y estar al aire libre supone un riesgo, pero es mucho menor al de estar bajo techo. Jugar al golf, por la condiciones del juego en sí (campos abiertos), es positivo, siempre y cuando se sigan todas las instrucciones de seguridad.

2. Al tener tantos espacios abiertos, el golf se convierte en una de las actividades más seguras para la práctica de una actividad física, pues esta nos permite tener un distanciamientos social. Tenemos ventajas sobre otras disciplinas.

3. Estudios realizados por diferentes científicos del mundo, se asegura que respetando el distanciamiento social y al estar al aire libre hay mayor “dilución” del mismo, esto disminuirá la riesgo de manera significativa. Además, estos explican que “… un solo virus no te enfermará, pues este será destruido por el sistema inmunológico. Se cree que se requieren cientos o miles de virus SARS-CoV-2 para desbordar el sistema”. Es aquí donde el consejo es siempre tener una gran distancia entre los golfistas y evitar las conversaciones en el ‘Tee’ y ‘Green’, de hacerlo, siempre a una distancia considerable.

4. El viento y el sol son tus amigos. Según el Dr. Chudnovsky, un día con sol es mejor que un día nublado, porque la mayor cantidad de sol contribuye a matar el virus y el viento lo diluirá.

5. Los especialistas afirman que transmitir el virus al aire libre es poco probable, sin embargo es mejor mantener los protocolos de seguridad expuestos por las Federaciones, el gobierno Nacional y los entes de salud del estado. Los amplios espacios en los ‘fairways’ contribuyen a que el riesgo sea mucho menor en la práctica de golf.

Todo esto será viable mientras como deportistas y miembros de una sociedad no nos saltemos las recomendaciones hechas por los entes responsables de esto. Volver a los campos, tanto de manera recreativa como competitiva, se dará según el comportamiento de todos, y si este es bueno, la práctica de golf volverá a ser parte de nuestro diario vivir.

Recuerde, hacer deporte al aire libre no nos garantiza que no haya riesgo de contagio, pero si se siguen las recomendaciones al pie de la letra y el comportamiento es el adecuado, el riesgo se reduce en un gran porcentaje.

Reglamentaciones oficiales